Aranceles 2017  
     
  Formas de Pago  
     
  Reserva de Turnos  
     
  Ubicación y Horarios de Atención  
     
  Información para Padres  
     
  Información para Delegados  
     
  Nuestra Unidad Móvil  
     
  Examen para Rugby  
     
  Examen para Hockey  
     
  Deportistas Examinados  
     
  Tipo de Exámenes  
     
  Estudio de Proyección Deportiva  
     
  Capacitación y Estadísticas  
     
  Guia de Clubes  
     
  Links de Interés  
 

EXAMENES DE APTITUD DEPORTIVA
Capacitación y Estadísticas



-Es una desgracia...
¿Quién es el responsable?
- Esto se podía evitar...

Por el Dr. Carlos Seidler

Seguramente escuchó alguna vez estos comentarios frente a un hecho lamentable.

Son tres formas de encarar un suceso, y parecen todas distintas: una lo vé como un hecho inevitable, escrito en la historia del damnificado; otra cree que alguien debe responder moral o penalmente por lo sucedido, y la otra se lamenta por no haber tomado los recaudos correspondientes para evitar lo que pasó.

Pero a pesar de todo, todas las frases tienen algo en común: se dicen después que pasaron las cosas, es decir, que hay muchas formas de opinar frente al hecho consumado, pero hay una sola manera de disminuír el riesgo de que suceda.

La fatalidad es un concepto muy relacionado con la fé y la formación religiosa de cada uno.

La falta de responsabilidad y el no tomar recaudos para evitar un daño se llama NEGLIGENCIA.

Y nunca la negligencia es de uno solo. En general, y frente al suceso, suele ocurrir que cada uno de los que tenían relación con lo sucedido está convencido de que los recaudos iban a ser tomados por los otros.

El padre confía en el entrenador, éste en el Club, el Club en el certificado del médico que trajo el padre, y las Ligas en las listas de buena fé que presentan los clubes.

Pero el chico, bien gracias, tirado en el suelo.

El médico certificó que podía practicar deportes, sin saber a ciencia cierta a que régimen de entrenamientos y competición se referían los padres.

El entrenador, no siempre sabe o tiene en cuenta el límite de resistencia física de los chicos.

El club es solidariamente responsable con ambos ya que el suceso ocurre mientras el chico lo estaba representando.

Y las Ligas como entes reguladores de la actividad deberían reglamentar, asesorados por profesionales, qué requisitos médicos deben cumplir los jugadores para evitar consecuencias indeseables.

No puede ser más importante el fichaje de los chicos para un club o para otro, que el saber que compitiendo, su salud no corre riesgos.

Volver a Capacitación y Estadísticas





 
Administración y Consultorios:
Tacuarí 1330 C.A.B.A. Tel / Fax:(011) 4300 - 6255 / (011) 4300-3643
Email: turnos@mepryl.com.ar