Aranceles 2017  
     
  Formas de Pago  
     
  Reserva de Turnos  
     
  Ubicación y Horarios de Atención  
     
  Información para Padres  
     
  Información para Delegados  
     
  Nuestra Unidad Móvil  
     
  Examen para Rugby  
     
  Examen para Hockey  
     
  Deportistas Examinados  
     
  Tipo de Exámenes  
     
  Estudio de Proyección Deportiva  
     
  Capacitación y Estadísticas  
     
  Guia de Clubes  
     
  Links de Interés  
 

EXAMENES DE APTITUD DEPORTIVA
Capacitación y Estadísticas



Los chicos se enferman cuando pueden.
(No sólo los chicos, los grandes también).

Por el Dr. Carlos Seidler

¿Alguna vez se propuso enfermarse de algo o hacerlo en una fecha determinada?. Inténtelo y verá que es imposible.

Nadie se enferma cuando quiere, sino cuando puede.

Desde esa óptica es que la medicina preventiva tiene la misión de lograr que las personas “no puedan” enfermarse.

Cabe aclarar el concepto. ¿Sospecha Ud. que los microorganismos que producen ciertas enfermedades habituales (gripe, anginas, bronquitis, etc.) no están en contacto con nosotros cuando no estamos enfermos?. Si es así, se equivoca.
Conviven diariamente en todos nuestros ámbitos.
Entonces: ¿Por qué no estamos siempre enfermos?

Simplemente por que en la mayoría de los casos no podemos enfermarnos.

Son conocidas las historias de personas que en epidemias de enfermedades mortales, no tuvieron el más mínimo síntoma.

Se dijo que tenían una “inmunidad natural” contra esas enfermedades.

Es una explicación poco científica. En realidad tenían una resistencia especial frente a esos agentes, fundamentalmente basada en su fortaleza de espíritu, su autoestima y su equilibrio psicológico y social.

Es importante frente a síntomas de enfermedades comunes en esta época, no atribuirlos exclusivamente a los cambios climáticos.

Muchas veces hizo frío y los chicos no se enfermaron.

Es decir que cuando “pueden” enfermarse es por que algo más altera el equilibrio habitual entre los factores de agresión y sus defensas.

A veces es más importante “ponerles un buzo” en los afectos y en las cosas que les preocupan que ponérselo sobre el cuerpo.

Hay que abrigarlos de otra forma también: con comprensión, con interés, y con aceptación de sus errores y limitaciones.

Volver a Capacitación y Estadísticas





 
Administración y Consultorios:
Tacuarí 1330 C.A.B.A. Tel / Fax:(011) 4300 - 6255 / (011) 4300-3643
Email: turnos@mepryl.com.ar